El trasvase Tajo-Segura tiene su origen en el Plan Nacional de Obras Hidráulicas, elaborado bajo la dirección de Manuel Lorenzo Pardo en 1933, siendo Ministro de Obras Públicas Indalecio Prieto, con el objetivo de acabar con el "desequilibrio hidrológico" del país. Planteaba como solución a la escasez de recursos hidráulicos en el sureste peninsular, el trasvase de agua desde la cabecera del río Tajo.

En función de las series de aportaciones en cabecera y contando con obras de ejecución de captación y regulación integral de la cuenca,

-Se proyecta el Acueducto Tajo Segura con capacidad para trasvasar hasta 1.000 hm3 al año

-Se autoriza en una primera fase trasvasar al Sudeste excedentes sin superar los 600 hm3 al año

- Durante los  32 años de explotación del ATS el valor medio trasvasado a la cuenca del Segura ha sido de 340 hm3 y de 10 hm3 a las Tablas de Daimiel, en total 350 hm3, no habiendo sido posible superarlo por falta de mayores excedentes.